sobrenosotros01.jpgTradición
Nuestra empresa desarrolla su actividad en el mayor enclave textil del mediterráneo, una zona con una larga tradición en el sector de la fabricación y la confección de productos textiles en todas sus variedades y especializaciones, desde las antiguas mantas pasando por las sábanas, cubres, colchas, edredones, tapicería y todo tipo de tejidos para vestir el hogar.

En ese marco nos especializamos en la producción de la ropa para la parte más entrañable de las casas, la que ocupan los recién llegados. El textil infantil es nuestra pasión, nuestra preocupación, nuestra máxima aspiración.

Recogemos el saber hacer, la tradición de nuestro oficio y la ponemos al servicio de los más pequeños de la casa. Para que sus primeros meses de vida, aquellos que se quedan grabados para siempre en algún lugar de su consciencia, estén revestidos de comodidad, de colores tiernos, de abrigo confortable.
sobrenosotros01.jpgCalidad
Crear el entorno para las criaturas que son el eje del hogar requiere muchas horas de desvelo y de indagación. Por eso trabajamos con los mejores profesionales. Aquellos que aseguran un nivel de calidad máximo en el producto textil que ofrecemos. Sólo nos interesa el mejor acabado, el que garantice las exigencias de confortabilidad, de seguridad y de higiene que merecen nuestros niñ@s.

Nuestros textiles infantiles cumplen todos los requisitos exigidos por la Unión Europea y están acreditados en todo su proceso de fabricación y de comercialización. Porque con los que más queremos nos esforzamos al máximo.

Para nosotros, la calidad final de nuestra producción infantil es más que un derecho. Y trabajamos día a día para preservarlo.
sobrenosotros01.jpgResponsabilidad
El diseño, la fabricación, la comercialización... todo está supeditado a los criterios de máxima calidad y es algo lógico y propio de cualquier empresa que afronte los retos del mercado actual. Pero en nuestro caso, además, existe un compromiso. Porque antes que diseñadores, fabricantes y comerciales... somos padres. Y, después de nosotros, llegará otra generación que seguirá manteniendo esa misma condición.

Ser padres es una categoría que obliga al compromiso. Con nuestra propia generación y con la que ha de venir. Con nuestros hijos y con los hijos de los demás. Y esa máxima es la que impregna a todos los estamentos de nuestra empresa.

El derecho a la infancia y, sobre todo, a una infancia feliz, a una infancia en libertad y con pleno derecho a soñar, a imaginar, a jugar... todo eso forma parte de nuestro horizonte empresarial.